Mar. Jun 18th, 2024

WEC 2023 Parte I: El súper campeonato de híper deportivos se pone en marcha

El Mundial de Resistencia prende sus motores en Sebring. Será el escenario donde se medirán por primera vez los hypercars de marcas como Porsche, Ferrari, Toyota y Peugeot. Aquí te explicamos todo lo que necesitas saber del WEC.

Picture of por Robert Gianola

por Robert Gianola

Después de tres años de espera, el Campeonato Mundial de Resistencia organizado por la Federación Internacional del Automóvil (FIA WEC) prende sus motores con los competidores que siempre quisimos ver en la pista.

En las 1.000 Millas de Sebring se da inicio a la segunda temporada del nuevo WEC de los hypercars, pero la primera con prácticamente todas las marcas que se han decidido por participar. En la pista del estado de la Florida estarán 11 autos de tres icónicas marcas deportivas: Cadillac, Ferrari y Porsche, acompañando a dos grandes fabricantes, Peugeot y Toyota, y a otros dos pequeños constructores que seguro darán que hablar: Glickenhaus y Vanwall. Y para 2024 ya tenemos confirmados a Alpine, BMW, Isotta Fraschini y Lamborghini.

Todos ellos adscribieron a la era de los hypercars o híper autos (LMH), un nuevo reglamento técnico que reemplazó a la extinta y sumamente cara generación de prototipos de Le Mans (LMP1) que dominaron las carreras de resistencia por décadas.

El origen

Todo parte de un histórico acuerdo firmado en enero de 2020 por el Automobile Club de l’Ouest, la Federación Internacional de Automovilismo y la International Motor Sports Association, que organizan los dos campeonatos de resistencia más importantes del mundo (el WEC mundial de FIA y el IMSA estadounidense), así como la carrera más relevante del año: las 24 Horas de Le Mans.

El acuerdo en cuestión estructuraba dos nuevos reglamentos técnicos bastante similares entre sí, uno para el WEC denominado Le Mans Hypercars (LMH) y otro para el IMSA denominado Le Mans Daytona Hypercars (LMDh). La clave es que ambos son homologables a través de un proceso denominado Balance of Performance (BoP), en el que propuestas técnicas diferentes pueden ser igualmente competitivas.

Este BoP es la clave de todo, porque permite que un auto pueda competir en ambos campeonatos sin importar el reglamento que utilizó para su construcción. Y esta exposición en los principales mercados del mundo es lo que ha impulsado a las marcas a invertir en nuevos modelos.

El reglamento LMH debutó en 2021 con el Toyota GR 010 Hybrid, el primer hypercar construido específicamente para esta prueba. Ese mismo año se sumó la Scuderia Glickenhaus con el 007 LMH, y en 2022 llegó el Peugeot 9X8, aunque más como prueba que de manera competitiva.

En IMSA y los LMDh, en cambio, debutaron recién este año con las 24 Horas de Daytona, el debut del calendario y la principal carrera de la IMSA. Ahí se estrenaron los autos de Cadillac, Porsche, Acura y BMW, pero sólo los dos primeros incursionarán también en el WEC, mientras que BMW lo hará desde 2024.

Las diferencias técnicas

Tal como lo dijimos antes, ambos reglamentos técnicos, LMH y LMDh son muy similares entre sí, y difieren en la mayor o menor libertad que tienen las marcas para involucrarse en su desarrollo.

Los autos del WEC (LMH) son construidos en su totalidad por las marcas, y lo que se busca es que sea una especie de unidad de homologación de súper deportivos que luego vayan a la venta al público, y que permita solventar parte de los gastos de desarrollo.

En este caso, la carrocería, el chasis, la unidad de potencia, los sistemas electrificados y las mecánicas son resorte propio de la marca, y las principales restricciones son el uso de elementos aerodinámicos móviles o componentes mecánicos al descubierto, aunque en este caso dependerá de la autorización final de la FIA.

Los motores pueden ser a combustión o híbridos, y en este caso, la potencia de la unidad eléctrica no podrá superar los 200 kW (270 Hp), para un total de alrededor de 700 Hp (520 kW). Toyota, Ferrari y Peugeot optaron por sistemas híbridos, Glickenhaus y Vanwall irán por sistemas de combustión tradicionales.

Los vehículos de la serie mayor de la IMSA, denominada GTP (Grand Touring Prototype) están basados en los LMP2 de nueva generación, cuentan con varios componentes compartidos por todos, como la caja de cambios (Xtrac) y los neumáticos (Michelin). Tanto el monocasco y los elementos del chasis se pueden comprar a cuatro fabricantes homologados: Dallara, Ligier, Oreca y Multimatic.

Sólo el motor y el diseño de la carrocería quedan al arbitrio de las marcas, y al igual que en el WEC, se puede elegir el tipo de motor, pero deberá estar acoplado a un sistema híbrido y una unidad de gestión electrónica proporcionada por Bosch y a la batería de Williams

Advanced Engineering.

Ambos reglamentos establecieron varios parámetros comunes: una distancia entre ejes de 3.150 mm, una longitud máxima los 5.100 mm y una anchura máxima de 2.000 mm. La relación de carga aerodinámica/resistencia será de 4:1 y un peso mínimo de 1.030 kilos.

Visitantes:130